domingo, 30 de diciembre de 2012

Un año más.

Un año mas para recordar, o para intentar olvidar. Para dar gracias por personas que has conocido, o por haber perdido las que no se merecían estar en tu vida.
Un año mas para darte cuenta de que todo sigue. De que si algo pasa, solo existe en el pasado, y en el presente solo es un vago recuerdo.
Un año mas para darte cuenta de quienes son aquellos que se han quedado a pesar de todo. De quienes te han apoyado, y de quienes no. Para darte cuenta de que hay veces en las que es mejor estar solo que mal acompañado, y que los amigos se cuentan con los dedos de una mano, y hasta te sobran.
Otro largo año en el que han pasado momentos inolvidables, tanto por ser buenos, como por ser malos.
Momentos en los que te ahogabas en tus propias lagrimas, o momentos en los que de tanto sonreír, te dolía la mandíbula.
Y al paso de los años, te das mas cuenta de lo que pasa a tu alrededor. Te das cuenta que ya nada es como al principio. De que las personas cambian, hacen daño, te apuñalan por la espalda o que te abrazan y te dicen que todo va a ir bien. Te das cuenta de que nada es para siempre, por mucho que lo digas. De que hasta la palabra infinito tiene un fin en medio. De que el café se enfría, la gente se distancia, los edificios se derrumban y los días pasan y pasan, eliminando hojas del calendario.
Celebramos el cambio de año pensando que al fin, ahora que se ha acabado el año, todo ira a mejor. Pero a la vez, en la parte norte de nuestro cerebro, nos enfadamos. Por tener que aguantar otro miserable año mas. Y la parte sur, a la que todavía le queda esperanza, espera poder vivir un año increíble junto a esas personas que estarán contigo en cada caída, y te ayudaran a levantarte. Un año lleno de risas, logros y alegrías  Pero también un año de llantos y errores que te ayudaran a aprender. Que te ayudaran a darte cuenta que las cosas solo se consiguen con esfuerzo, y que puedes perderlas si no lo intentas.
Que por intentar, no se pierde nada.
Feliz año nuevo. Ríe, llora y aprende. Porque valdrá la pena.


Lana del Rey-Ride.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Hazme feliz, idiota.

Vive. Sonríe. Disfruta. Sueña. Grita. Patalea. Llora. Enfádate. Ódiame a mi y a todo el mundo. Ámame  como si solo existiera yo. Hazme sentir especial y no una mierda. Hazme pensar en un nosotros y no en un tu y yo. 
Cógeme de la mano, y calla a todas esas niñatas que zorrean mas que hablan. 
Bésame lento, y enamórame rápido  Pero hazme feliz, aunque sean uno o dos segundos. Hazme feliz, porque necesito un verdadero motivo por el que sonreír.
Llora y déjame ayudarte ha seguir adelante. Déjame demostrarte que yo estoy aquí.
Abrázame, demuéstrame que valgo mas que toda esta mierda. Que valgo mas que todas esas. Que todas las otras. 
Hazme entender que nada es lo que parece, y que me quieres mas que a nadie. O si no, márchate. Si no vas a hacerme feliz, si solo vas a hacerme daño, vete. Porque para hacerme daño, ya tengo a mi autoestima.